VITABIÓTICOS EN TU PLATO (mejor que tomar una pastilla)


CÚRCUMA, IBUPROFENO NATURAL

Contiene un fitoquÍmico llamado curcumina que tiene un gran efecto antiinflamatorio, que se potencia tomando junto a la piperina de la pimienta. Recomendable en caso del síndrome premenstrual, dolor articular, muscular…

AGUACATE, UN BUEN CALMANTE

Su riqueza en ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oléico (el del aceite de oliva), el magnesio y vitaminas del grupo B, convierten al aguacate en un regulador del sistema nervioso, indicado para situaciones de estrés.

AVENA, ANTI COLESTEROL

Tomar a diario unos 75gr de copos de avena integrales – o 40 gr de su salvado – hace que baje el colesterol en pocas semanas. Es el efecto de un tipo de fibra, el betaglucano. Y esta fibra también ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre.

CEBOLLA, EFECTO ANTIBIÓTICO

Es efectiva en enfermedades infecciosas, sobre todo respiratorias gracias a sus componentes sulfurados, ácidos y flavonoides como la quercetina. Además de minerales como el hierro, zinc, selenio, molibdeno, silicio y potasio.

BRÓCOLI, REGULA LAS HORMONAS

El brócoli tiene fitoesprogenos que alivian síntomas de menopausia. También puede reducir los niveles de la hormona TSH y ayudar en caso de hipertiroidismo. Añadir glicosinolatos, que ayudan a reducir el riesgo de cáncer ginecológico.

FRESAS, CASI CASI ASPIRINA

La fresa contiene ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina, aunque su contenido no es suficiente como para que actúe como analgésico por si solo. Por otro lado, al ser rica en hierro y vitamina C ayuda contra la anemia.

LECHUGA, UN BUEN SOMNÍFERO

Tiene cualidades hipnóticas, que ayudan a conciliar el sueño y a la vez a reducir el dolor. Pero para ello debes consumir el tallo de lechuga, donde está la lactutina, una sustancia con propiedades somníferas.

AJO, PARA LA BUENA CIRCULACIÓN

La acción conjunta de dos de sus compuestos – la alicina y la adenosina – hace del ajo un anticoagulante natural, ya que mejora la circulación de la sangre, la coagulación sanguínea y aumenta la elasticidad en arterias.

 

ACEITE DE OLIVA, Y LA ÚLCERA

El aceite de oliva virgen extra es un antiinflamatorio natural y favorece la protección de la mucosas del estomago. Además, disminuye la secreción de jugos gástricos, tanto es así que reduce el tamaño de las ulceras.

CHÍA, HUESOS FUERTES

Tomando 30 gr de semillas de chía obtenemos el 20% de la cantidad de calcio recomendada al día. Y, además la chía también aporta boro, que ayuda a metabolizar el calcio y hacer que este se fije en el hueso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *