HABLAMOS DEL TÉ Y LA PERA

EL TÉ VERDE TE AYUDA A CONTROLAR EL AZÚCAR

Aunque se trata de la variedad de té menos apreciada en Occidente, es la que tiene un mayor poder terapéutico. Además de mantener el azúcar en sangre en niveles más saludables, esta bebida milenaria “inyecta antioxidantes en vena”. La razón por la que el té verde despierta tanto interés científico es porque es el único alimento que atesora un valioso compuesto antiedad, la epigalocatequina galato, 20 veces más antioxidante que la vitamina E y 100 veces más potente que la vitamina C. Este activo del té verde es capaz de “mejorar” la salud de las personas diabéticas al reforzar el sistema cardiovascular, uno de sus puntos débiles.

LA PERA AUMENTA LA ENERGÍA

<<Peras, cuantas quieras>>, dice el refrán. Esta refrescante golosina proporciona vitalidad sin sobrecargar el organismo ni alterar las tasas de azúcar en sangre, que cuando suben exceso pueden, al cabo de poco tiempo, <<quemar los fusibles>> y cortar el suministro de energía. Ser la cuarta fruta más rica en vitamina E, la convierte en un amuleto entre quienes no alcancen las cinco raciones de hortalizas y frutas que se recomienda tomar a diario. ¿La razón? Un aporte adecuado de ese antioxidante – una pera proporciona una sexta parte de las necesidades diarias-, además de mejorar el vigor y la resistencia muscular, reduce las necesidades de vitamina A, presente en muchas verduras y frutas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *