SÍ o NO

Para reducir el exceso de colesterol, la dieta juega un papel fundamental. Saber lo que nos conviene comer y lo que no s ayudará a reducir los niveles.

Ultraprocesados y bollería industrial

Ricos en grasas parcialmente hidrogenadas o “trans”, sol el principal enemigo a batir. Pizzas precocinadas, “nuggets”, galletas, patatas de bolsa, refrescos azucarados, pan de molde… Sustitúyelos por alimentos frescos y naturales y tu colesterol bajará automáticamente.

Carnes rojas, embutidos y lácteos enteros.

Contienen grasas saturadas, por lo que también conviene reducir su consumo. Una buena idea es sustituirlos por alimentos protéicos más saludables como, por ejemplo, el pescado, la carne de ave (sin piel) y de conejo, los lácteos desnatados, las legumbres, etc.

Frutas, verduras, legumbres y cereales

Son muy ricos en fibra, un nutriente imprescindible para eliminar el colesterol perjudicial del organismo. Los más eficaces en este sentido son las alcachofas, las berenjenas, las coles de Bruselas, las manzanas, las naranjas, las fresas, los cereales integrales y las lentejas, entre otros.

Pescado azul, frutos secos, aceite de oliva

Todos estos alimentos son ricos en grasas insaturadas, un tipo de lípidos que ayudan a eliminar el exceso de colesterol perjudicial en el organismo, por lo que su consumo resulta muy beneficioso. Estas grasas se encuentran principalmente en el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos, el pescado azul, etc.

A DEBATE: el huevo, ¿saludable o perjudicial?

Contiene una cantidad nada despreciable de colesterol, pero su efecto es mínimo si lo comparamos con el de otros alimentos, como la carne roja. Además, aporta muchos nutrientes necesarios para el organismo. Por todo ello, se considera que una persona sana puede tomar hasta un huevo al día sin consecuencias para su salud. Tan sólo los que tienen un problema como la hipercolesterolemia familiar deben comer un máximo de cuatro a la semana. Si quieres reducir su consumo, utiliza solo la clara, ya que el colesterol únicamente se encuentra en la yema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *